El juego de la espera: enseñar paciencia a los niños

Encuentra mujeres solteras cerca de ti
Vota este artículo

Niño ayudando a mamá con comestibles.Y seamos realistas, los deseos son una parte natural del ser humano, por lo que es perfectamente normal que los niños deseen cosas. Y a veces los quieren ¡inmediatamente!

Sin embargo, es esencial enseñar a los niños sobre la gratificación retrasada para que puedan cultivar la paciencia. Sin embargo, es igualmente importante alentarlos a pedir lo que necesitan y perseguir sus intereses, metas y aspiraciones.

Ahora, esta pregunta puede parecer descabellada si usted es padre o tutor. Es posible que tenga un hijo que no se adapte fácilmente a los cambios. O puede tener un hijo con una persistencia y una energía implacables que lucha por aceptar los límites. "No" no es parte de su vocabulario. Por supuesto, todos los niños son únicos. Sin embargo, independientemente del temperamento, todos los niños PUEDEN aprender a ser pacientes.

¿Cómo cambiaría tu vida como padre? ¿Y cómo le enseñas paciencia a tu hijo? ¿Puedes hacer que valga la pena la espera?

Esta breve guía le dirá por qué la paciencia es esencial y cómo puede enseñarle paciencia a sus hijos. Pero antes de continuar, volvamos a la misma página.

☑️ En este artículo aprenderás:

¿Qué es la paciencia?

El diccionario define la paciencia como "la capacidad o voluntad de suprimir la inquietud o la molestia ante la demora". Desarrollamos paciencia, no aparece en un abrir y cerrar de ojos. Y todo el mundo tiene que esperar cosas en algún momento, especialmente cuando las cosas están fuera de su control. De ahí la importancia de este rasgo.

Por qué la paciencia es fundamental para que los niños aprendan

Todos los niños se beneficiarán del aprendizaje de la paciencia ya que la vida y las experiencias de todos están entrelazadas con necesidades y deseos. Mi pequeño no es diferente. Puede protestar o llorar porque tiene que esperar, pero esperar es parte de la vida. Por lo tanto, es vital que practique la autoconsuelo que le permitirá comportarse adecuadamente.

Dos niñas miran y esperan a que se horneen las galletas.Imagine todas las situaciones a lo largo del día en las que los niños encuentran retrasos que requieren calma y paciencia:

  • Espera a que se horneen las galletas 😋
  • Manejar a la guardería, a la escuela o dar un largo viaje en automóvil durante las vacaciones
  • Acomódate y cálmate para una siesta
  • Compras con un padre
  • Hacer fila para el recreo en el jardín de infantes
  • Esperando su turno en la cola del almuerzo escolar
  • No hables fuera de turno en clase.
  • Comparte juegos y juguetes con sus amigos.

Independientemente de la situación, el niño debe ser capaz de comprender el concepto de expectativa mientras desarrolla la regulación emocional. En última instancia, la paciencia puede ser una forma de vida. ¡La espera es inevitable!

Formas sencillas de enseñar paciencia a los niños.

Entonces, si desea comenzar a modelar y enseñar paciencia a su hijo, ¡no espere el lugar o el momento correcto! ¡Empezar ahora! Utiliza las experiencias diarias como oportunidades para desarrollar la paciencia y la virtud del agua día a día.

¡Aquí hay algunos consejos útiles para que la paciencia sea divertida y gratificante para los niños!

Siempre empieza pequeño

Una clave para enseñar a los niños sobre la gratificación retrasada es hacer que esperen en pequeñas dosis a la vez.

Nadie puede obligar a un niño a ser paciente, así que decidí tomármelo con calma con mi hija. Cada vez que quería algo como un bocadillo o una muñeca, le decía que contara hasta cinco. A medida que mejoraba en el conteo y la espera, le pedí que contara hasta diez... luego hasta veinte. (En ese momento ella ya iba a la escuela y había comenzado a comprender la naturaleza de la espera).

Busque escenarios cotidianos en los que pueda hacer esperar intencionalmente a su hijo. Comience por hacer que esperen solo unos segundos. Una vez que entiendan, puede aumentar gradualmente el tiempo. Una vez que comprenda la necesidad de esperar y vea que puede esperar con calma, puede aumentar el tiempo de espera.

Proporcionar oportunidades para practicar la paciencia.

¿Conoces el viejo adagio, "la práctica hace al maestro"? ¡Es verdad! La paciencia en los niños no sucede de la noche a la mañana. El aprendizaje y el desarrollo de la paciencia deben practicarse docenas, si no cientos de veces, antes de estar en piloto automático. Planifique los retrasos leves a lo largo del día y déjelos que se calmen y esperen. Luego recompénselo si no hay gemidos, rabietas o impaciencia con un abrazo, una sonrisa o una afirmación. Valorarlos cuando tengan éxito.

Para enseñar paciencia, convierta el tiempo de espera en actividades significativas.

Convierta el tiempo de espera en una actividad útil

Otro consejo útil es enseñarle a su hijo a usar el tiempo de espera centrándose en algo útil o interesante.

Por ejemplo, mi hija de cinco años y yo teníamos una rutina matutina. Le estaba diciendo que estaba preparando el desayuno y que la comida estaría lista una vez que se vistiera. Se estaba vistiendo, luego, cuando bajó las escaleras, su desayuno estaba caliente y listo para ella en la mesa. En lugar de preguntarle una y otra vez si el desayuno estaba listo, le pedí que hiciera algo más para pasar el tiempo. En este caso, le pedí que se concentrara en otra parte de su rutina matutina.

Cada familia tiene rutinas diarias que nos hacen la vida más fácil. Las rutinas ayudan al niño a saber qué esperar. ¡Haz de la paciencia una rutina! Pídales que practiquen la paciencia con regularidad para acostumbrarse a ella, al igual que acostumbrarse a una rutina. Dale la oportunidad de tener paciencia mientras prepara su almuerzo, antes de darle un juguete o encender la televisión. ¡Cada vez que lo hagas, mejorarán!

Manténgase fresco y tranquilo

Sí, he tenido mi parte de momentos estresantes. Cuando mi hija lloró por tener que esperar, hice todo lo posible por mirarla con una sonrisa alentadora. Sabía que gritarle no era prudente.

A veces los niños querrán una gratificación instantánea. Es posible que comience a lloriquear o llorar cuando tenga que esperar, pero haga todo lo posible por mantener la calma. Empatizar con ellos.

Sea un modelo a seguir para ellos manteniéndose fresco y calmado, y tal vez ellos también se calmen.

Niña dibujando con marcadores en un calendario de nevera.

Ser constante y creativo.

¿Qué pasaría si nosotros, como padres, hiciéramos que la espera fuera más divertida y deseable para nuestros hijos? Tal vez aprenderían a ser pacientes más fácilmente.

Cuando le pida a su hijo que espere, sea creativo y ayúdelo a mantener la calma. Por ejemplo, en lugar de decirle a mi hija que el almuerzo estará listo en cinco minutos, le haría contar con imanes en la nevera. O puede hacer que su hijo haga saltos, cuente una historia usando objetos que ve en la cocina o haga un dibujo de sus sentimientos.

Estas actividades fortalecen las habilidades de afrontamiento y hacen que la espera sea más interesante. Esta forma de practicar la paciencia es excelente cuando usted y su hijo esperan ser atendidos en el consultorio del médico. Mi hija trajo su caja de crayones y un libro para colorear para pasar el tiempo.

A veces preguntaba: "¿Cuánto tiempo más?" Le diría "Colorea una página", lo que significa que si se concentrara en colorear una página completa de su libro para colorear, la espera pronto terminaría. ¡Este truco funcionó el noventa y nueve por ciento de las veces!La paciencia no es una virtud;  es una hazaña.Reconozca el comportamiento paciente de su hijo

Afirmar a su hijo cuando es paciente contribuye en gran medida a fomentar aún más el mismo comportamiento. Los niños anhelan atención, por lo que reconocerlos es una excelente manera de brindar atención positiva y reforzar el comportamiento deseado. A veces, como padres, estamos demasiado ocupados tratando de mejorar el comportamiento de nuestros hijos y es fácil olvidarse de resaltar sus esfuerzos, su progreso o lo que están haciendo bien.

Conclusión

En última instancia, nunca es demasiado pronto para enseñarle a un niño a ser paciente. Hay muchas oportunidades para enseñarle paciencia a su hijo. Hazlo en pequeñas dosis. ¡Haz de la espera una experiencia divertida! Y, como siempre, ¡mantén la cabeza fría y nunca te rindas!

Esperamos que esta breve guía le ayude a enseñar a su hijo la importancia de la paciencia.

¡Padres, les deseamos a ustedes y a su familia lo mejor!

Y si desea asesoramiento y apoyo personalizado para padres a fin de desarrollar sus habilidades como padre, ¡Heartmanity está aquí para ayudarlo! Envíenos un correo electrónico: support@heartmanity.com.

Si desea ponerse en contacto con el autor, puede comunicarse con Sara en Academicized, un servicio de investigación.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para asegurar una mejor experiencia cuando navegues por nuestra página web. + Info